miércoles, 3 de julio de 2013

Córdoba será subsede de Madrid 2020

Madrid, Estambul y Tokio hacen el esfuerzo final por conseguir los Juegos

Las delegaciones enviadas por Madrid, Estambul y Tokio para defender sus respectivas candidaturas para acoger los Juegos Olímpicos de 2020 realizaron hoy sus ensayos generales de las presentaciones que harán mañana ante más de un centenar de miembros del Comité Olímpico Internacional (COI).
El príncipe Felipe, quien preside la delegación española, reconoció a su llegada al Centro de Congreso de Beaulieu de Lausana que la elección de Madrid sería un fuerte empujón para el país entero.
"Estamos con las pilas puestas y convencidos de presentar una candidatura fuerte", comentó a la prensa antes de entrar en el Centro de Congreso de Beaulieu, donde mañana cada delegación realizará su presentación.
Para ello tendrán 45 minutos cada uno y 45 adicionales para responder a las preguntas del auditorio.
Estas exposiciones serán a puerta cerrada y la última oportunidad que los tres países tendrán antes de la votación secreta del próximo 7 de septiembre en Buenos Aires, en la que los miembros del COI darán el triunfo a uno de ellos.
La delegación de más alto nivel es la que enviará España, que será reforzada mañana por el ministro de Economía, Luis de Guindos, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
La más reciente evaluación técnica del COI, divulgada a finales de junio, destacó los atributos que ofrece cada ciudad, pero no formuló preferencias claras, si alguno tenía ventajas cruciales con respecto a las otras o críticas que fuesen insuperables contra alguna de ellas.
Madrid superó la que se veía como su principal desventaja, la fragilidad de su economía, con respecto a lo cual el COI señaló que no representaba un riesgo para la eventual organización exitosa de los Juegos Olímpicos dentro de siete años.
De otra parte, la capital española cuenta con infraestructura apta para acoger las competiciones, por lo que no se requieren millonarias inversiones públicas, sino mejoras que se podrían realizarse sin mucha dificultad de aquí a 2020.
La reserva financiera de 4.500 millones de dólares de Japón para estos juegos es vista como la mayor fortaleza de su candidatura, mientras que un nivel de apoyo de la opinión pública más modesto frente al entusiasmo de españoles y turcos es considerado como una desventaja.
En cambio, el respaldo generalizado en Turquía al proyecto de organizar los Juegos Olímpicos y la perspectiva de su gobierno de que la enorme inversión que planea realizar para mejorar la red de transporte público será un legado a largo plazo de este evento deportivo es percibida de forma positiva.
Todas las aspirantes repiten en su intento: Estambul por quinta vez, Madrid por tercera y Tokio por segunda vez consecutiva.
En la sesión de mañana se espera que a la delegación turca se le formulen preguntas relacionadas con las protestas ciudadanas de las últimas semanas, que no fueron tomadas en consideración en el informe técnico, basado en las visitas de misiones del COI a las tres candidatas a principios de año.
El vigor que empieza a mostrar nuevamente la economía japonesa, después de años de estancamiento, califica como un elemento positivo que saldrá a relucir durante la presentación de Tokio.